¿Qué comen las ardillas?

      No hay comentarios en ¿Qué comen las ardillas?

Las ardillas son roedores, aunque no del misma especie que los ratones. Se caracterizan por poseer una larga maleza de pelo y mantenerse en los árboles. No son animales que cueste verlos ni se mantengan alejados del hombre por lo que no es muy raro vérseles en algún parque o parque sobresaliente.

La ardilla todo lo que debes aprender sobre ellas

Son mamíferos roedores muy peculiares. Su tamaño oscila entre los 20 cm con una cola que llega a calcular unos 15 cm promedio.

La coloración del pelaje de las ardillas cambia en tonos pardo y grisáceo, y sus patas provistas de garras que le permiten subir a árboles. La dentadura que poseen no es muy mucho, ya que cuentan solo con dos incisivos largos en lo alto de su mandíbula y dos debajo.

Son criaturas solitarias que en épocas de reproducción se unen a algún asociación para concebir. Las ardillas son polígamas y los machos terminan copulando a varias de ellas, donde gestan de 2 a 3 semanas y pueden lograr a tener 2 crías al año.

Los sitios ideales para que habiten son los que tienen muy buena flora y sean boscosos y con alta vegetación. Obviamente no pueden estar en ambientes como la Antártida ni en lugares con un clima demasiado caliente. Por lo tanto, tratarán de establecerse en algún árbol ya sea viviendo en algún hueco de él o en un refugio y con una temperatura corriente.

Comida de las ardillas

Las ardillas tienen una dieta a con una fuerte presencia de frutos secos y semillas que pueden complementar comiéndose a algún invertebrado, aves pequeñas o gusanos. Los alimentos que más prefieren son bellotas, nueces, piñones, almendras y frutas.

Normalmente la mayoría es herbívora prefiriendo las frutas y semillas, la excepción es la petigrís voladora que en ingenuidad no es que vuele, sino que salta. Esta última es la que puede alimentarse de pequeños animales que ya mencionamos.

Ardilla

Qué comen las ardillas bebés

En cuanto a que comen las ardillas bebés diremos que se alimentan a través de la nata materna por el tiempo a ojo de 8 semanas, ya que al venir al mundo no nacen con dientes que les ayuden a valerse por sí mismas.

Las ardillas urbanas en cambio, se adecuan a la zona en que viven pueden rebosar un poco del esquema. Aprovechan de algún día de campo o desechos en buen estado y llegan a tomar desde maíz hasta pedazos de una pizza u otra comida de su deleite que esté acondicionado. De hecho, de todos los roedores que conocemos, es uno de los que mejor se puede adaptar a la convivencia y vida rodeadas del hombre. A pesar de esa característica preliminar no se les suele ver como animales domesticados, pero puede existir algún caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *